sábado, 2 de mayo de 2015

Houellebecq y la Misa

Michel Houellebecq (nacido en 1958 con el nombre de Michel Thomas en la isla de Reunión) es un poeta, novelista y ensayista francés convertido en un referente de la nueva narrativa francesa de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Adorado por sus admiradores y denostado como pornógrafo, misógino y racista por sus variados detractores (entre los que se incluyen desde religiosos hasta notables personalidades de izquierdas), sus libros son comentario obligado en los suplementos literarios, mientras las reediciones se suceden y se traducen a numerosas lenguas.


Michel Houellebecq
(Foto: Jot Down 

Su última novela acaba de ser publicada en español por Anagrama. Ella, con el sugerente título de Sumisión, aborda una realidad que puede no estar tan lejana. Se trata de Francia en el año 2022, a las puertas de unas elecciones presidenciales, donde el líder de una formación islámica moderada (la Fraternidad Musulmana) derrota con el apoyo de los socialistas y la derecha a la candidata del Frente Nacional, lo que alterará la vida cotidiana de un país que avanza hacia la conversión en estado musulmán. Es ahí donde entra en juego el protagonista, un solitario profesor experto en Joris-Karl Huysmans, para quien todo se reduce a la necesidad íntima de encontrar una fe. 

Para preparar la próxima comercialización de ese libro en Chile, el diario El Mercurio publicó el pasado sábado 25 de abril una entrevista exclusiva a su autor, la que puede ser leída en las pp. A20 y A21. De ella queremos extraer un par de respuestas relacionadas con la Fe Católica y la Misa. Los destacados en rojo son un añadido de la Redacción. 




Entrevista a Michel Houellebecq: "No hay un suicidio francés, sino un asesinato". 

Su protagonista parece seguir los pasos de su escritor de cabecera. Huysmans sentía que era imposible vivir sin algo que nos proyecte por encima del dolor y la muerte. Al principio, ese algo es la belleza. Pero de pronto hay un quiebre, como si el goce estético no bastara, y entonces aparece la religión. 

Es que el goce estético no basta; yo, personalmente, nunca tuve la esperanza de que bastara. Cuando mi personaje dice que él es menos esteta que Huysmans, podemos decir que habla por mí. Lo raro es que para algunos la belleza sí es suficiente. No es falso que Huysmans terminó por creer en Dios porque esa creencia era bella. La belleza de la liturgia, de la pintura, de la música católica, no dejan de ser pruebas de la existencia de Dios. 


Joris-Karl Huysmans

¿Es creyente?

Tiendo a creer cuando voy a misa; pero apenas salgo se me pasa. Así que ahora un poco evito ir, porque el bajón es desagradable. Pero la misa en sí misma es muy convincente; en realidad, es una de las cosas más perfectas que conozco. Y mejor todavía son los entierros; en esto los católicos son muy fuertes, porque hablan mucho de la supervivencia después de la muerte, y con una apariencia de convicción total. 

Entonces, ¿todo es cuestión de querer creer, y la razón depone las armas frente a la fe?

Bueno, sí. Porque en realidad, contra lo que se piensa, la razón no se opone a la fe de una manera tan clara. Si nos fijamos en la comunidad científica, los ateos se cuentan en general entre los biólogos. Los astrónomos, en cambio, son cristianos sin mayor dificultad, lo mismo que los matemáticos. La presencia de Dios no altera en nada sus cálculos. Esto tiene una explicación bastante simple, y es que el universo está bien organizado. Cuando se trata de seres vivos, la cosa es más dudosa. Los seres vivos no están bien organizados, y son un poco repugnantes. Un matemático no tiene mayor necesidad de creer en Dios; al contrario, trabajar con ecuaciones pega bien con la idea de un orden, y por ende un creador de orden. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.