viernes, 8 de abril de 2016

Crónica de la presentación del libro “Con i Sacramenti non si Scherza” de Nicola Bux

Una gentil colaborador nos envía desde Roma una crónica sobre la presentación del último libro de Monseñor Nicola Bux, intitulado Con i sacramenti non si scherza (Con los sacramentos no se juega) y publicado por la editorial Cantagalli, que queremos compartir como primicia con nuestros lectores. Algunos sitios en español (como puede verse aquí) ya han comenzado a difundir la noticia y reproducir lo dicho por los presentadores.  



***


Crónica de la presentación del libro Con i sacramenti non si scherza de Nicola Bux

Hotel Columbus – Palazzo della Rovere
Roma, miércoles 6 de abril de 2016

Se percibe ya un ambiente primaveral en Roma, que comienza a ver crecer la afluencia de peregrinos y turistas. Hacia las 17.15 horas se logra distinguir, en medio de la muchedumbre, diversos grupos de eclesiásticos y laicos que se dirigen a las puertas del noble Palazzo della Rovere, sede del Hotel Columbus, en plena Via della Conciliazione. Su objetivo: asistir a la presentación del último libro de Don Nicola Bux, Con i sacramenti non si scherza, publicado por la editorial Cantagalli y con prólogo de Vittorio Messori. Un salón de mediana capacidad en el tercer piso del palazzo albergará el encuentro, y ya acercándose la hora de inicio, prácticamente se ha acabado el espacio hasta para permanecer de pie.

 El lanzamiento del libro en el Hotel Columbus

En el punto focal del salón, se levanta una pequeña tarima, dotada de un sofá y dos silloncitos, además de dos sillas. Hay un ambiente de tertulia, que se va llenando poco a poco de las voces de los muchos asistentes, entre los que se cuentan cardenales, obispos, monseñores, sacerdotes y laicos de semblante animado y expectante. E inicia el ingreso de los presentadores que, saludando cordialmente, comienzan a organizarse en los puestos designados para ellos. Son el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Cardenal Raymond Leo Burke, Patrono de la Soberana Orden Militar de Malta, el Doctor Ettore Gotti-Tedeschi, destacado economista y ferviente católico, y los periodistas Paolo Rodari, “vaticanista” del diario La Repubblica, y Guillaume Ferluc, corresponsal en Roma de Paix Liturgique.

Luego de una breve introducción del moderador, se ofrece la palabra al Cardenal Sarah, que desarrolla, a partir de diversas citas patrísticas del libro de Don Bux, la concepción de la liturgia orientada hacia la mística, con la invitación a adentrarse en el misterio para descubrir su sentido más profundo. La centralidad de Cristo –manifestada en la centralidad del tabernáculo en la iglesia– es un elemento central de su argumento: “Se ha desplazado del lugar principal al dueño de casa”.

 S.E.R. el Cardenal Sarah 
(Foto: La Stampa)

Luego el Cardenal Burke comparte con la audiencia su mirada de la liturgia desde los ojos del canonista. Señala con especial fuerza la importancia de que, en la liturgia, brillen sobre todo el derecho divino y el derecho de los fieles. Hay una intención de revelación y salvación por parte de Dios en la liturgia, cuyos frutos son debidos a los fieles como un derecho inalienable. Ante este escenario, no hay más noble y urgente tarea para el sacerdote que la de ser un administrador fiel.

Llega el turno del Doctor Gotti-Tedeschi, que inicia con una afirmación lapidaria: “el siglo XXI presenciará las consecuencias de la decadencia moral del mundo, causada por la falta de la enseñanza de la doctrina católica en los últimos cincuenta años”. Toda miseria actual es consecuencia de la miseria moral, en la que se pierde en sentido de la vida. El mundo sólo podrá cambiar si cambian los corazones de los hombres. Éste es el empeño de la Iglesia, a partir de la autoridad moral que le viene de Cristo. Concluye con algunas citas selectas del libro de Don Nicola, llamándolas “píldoras de salvación”.

Es el tiempo de las preguntas por parte de los periodistas. Paolo Rodari toma la palabra: “¿Habrá llegado el tiempo de ver los ‘abusos litúrgicos’ como un clamor que debe enfrentarse desde una perspectiva positiva?” El Cardenal Sarah responde con decisión: “Ningún abuso es positivo”. El peor de los pecados es descartar a Dios. El Cardenal Burke señala además que la mentalidad mundana ha despreciado la rica tradición de la Iglesia, lo que ha llevado a una disminución de la fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

 S.E.R. el Cardenal Burke

Guillaume Ferluc introduce su pregunta con una reflexión personal. Percibe un “hilo rojo” que recorre el libro de Nicola Bux, que es la constatación de la pérdida del sentido de lo sagrado. Este sentido sólo podrá ser recuperado a partir de una vuelta al propósito más profundo de la liturgia misma como encuentro con Cristo. Pregunta al Cardenal Sarah: “¿Qué lo hace mantener vivo el asombro en la liturgia?” El Prefecto no lo piensa dos veces: “El ejemplo de san Juan Pablo II en su devoción eucarística”. Hasta el momento de su más avanzado deterioro físico, el Papa se mostró siempre asombrado y reverente ante el misterio de la Eucaristía. Sólo los ejemplos nos ayudan a comprender. Ettore Gotti-Tedeschi responde también advirtiendo acerca de los peligros de la cultura actual. La cultura corrompe a quien no sabe comprenderla. Marcada por el nihilismo actual, la cultura ha deformado la Eucaristía y ha disociado al hombre. La Eucaristía es el camino que devuelve al hombre la salvación.

Invitado por el moderador, Don Nicola Bux, que había permanecido en silencio y atento a las intervenciones hasta ese momento, se levanta de la primera fila y, tomando el micrófono, se vuelve hacia la audiencia. Pronuncia una sentencia fundamental: “La obra de la Iglesia es la de vencer, en Jesucristo, el mal y la muerte”. Cristo ha fundado el cristianismo como una respuesta victoriosa contra el mal y la muerte. La Iglesia, si sigue la cultura del momento, está destinada a desaparecer. La respuesta para la salvación se encuentra en los sacramentos. El modo de ser de la Iglesia es Cristo mismo en el misterio de su presencia. No por nada muchos Padres de la Iglesia llamaban “fármacos” a los sacramentos, puesto que tienen un modo específico de uso y también contraindicaciones. Debe permitirse a la liturgia comunicar por sí misma el misterio.

 Mons. Don Nicola Bux celebra la Santa Misa (usus antiquior)
(Foto: Rinascimento sacro)

Los aplausos, que siguieron –y a veces interrumpieron– a cada una de las intervenciones de los presentadores, fueron signo elocuente de gratitud por parte de la audiencia a Don Nicola y a todos quienes hicieron posible esta estimulante instancia.


Laus Deo!

Actualización [28 de abril de 2016]: Vittorio Messori, autor del prólogo del último de D. Nicolà Bux, ha escrito un recomendable artículo para el sitio La nuova bussola quotidiana con el sugerente título de "Con los sacramentos no se juega ni se hace sociología" ("Coi sacramenti non si scherza nè si fa sociologia"), donde vuelve sobre las ideas expuestas en la obra referida en esta entrada. Religión en libertad ha publicado una traducción al español del mismo, que queremos compartir con nuestros lectores. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.