jueves, 2 de febrero de 2017

Acerca de las Misas de campaña (tercera parte)

Con la presente entrada cerramos de momento la serie dedicada a las Misas de campaña. Ella se inició con la traducción de un artículo del Dr. Peter Kwasniewski aparecido en The New Liturgical Movement referido a esta clase de Misas y al cuidado que debe observarse en su celebración. En respuesta a la llamada que hacía su autor para que los lectores enviasen a la Redacción fotografías de Misas tradicionales celebradas a cielo abierto, se publicaron en el mismo sitio otros dos artículos sobre el tema, cuya traducción fue ofrecida a nuestros lectores en la segunda entrega de esta serie, donde también se incluyó un artículo relativo a una Misa de campaña celebrada conforme a los libros reformados y con toda la dignidad que requiere el Santo Sacrificio. 


Confesión durante una Misa de campaña celebrada en la peregrinación a Chartres de 1927

Esta última parte es un anexo preparado por la Redacción como epílogo a las dos entradas anteriores y se compone de cuatro partes: en la primera se transcriben las normas referidas a la celebración de las Misas de campaña según la liturgia tradicional y reformada; en la segunda se muestran unas fotografías de Joseph Ratzinger celebrando una Misa de campaña poco tiempo después de haberse ordenado sacerdote; en la tercera se recuerda una imagen que ha circulado en Internet con ocasión de su reciente beatificación, en la que aparece Óscar Romero, entonces un joven sacerdote, celebrando la Misa en el interior de El Salvador; en el tercero se reproducen algunas fotos de una Misa celebrada en un apostadero de la Armada Argentina en la Patagonia; en la quinta, en fin, se recopilan algunas fotografías de Misas de campaña celebradas a lo largo de la historia de Chile. 


Misa de campaña organizada por la Comunidad de la Misa tradicional de la parroquia de San Juan de Little Rock (Arkanas, Estados Unidos) con ocasión de la fiesta de su patrono
(Foto: Catholicvs)


Por cierto, dejamos hecho la llamada para que nos envíen fotografías de Misas de campaña celebradas ya según la forma ordinaria, ya según la forma extraordinaria, donde se muestre un especial cuidado en la celebración como prueba de que el Santo Sacrificio debe celebrase con toda la dignidad que se merece sin importar las circunstancias materiales que lo rodean. El envío debe hacerse a magnificatunavocechile@gmail.com. 


Misa tradicional celebrada durante un campamento scout en Polonia
(Foto: Catholicvs)


***

I. Sobre el lugar de celebración de la Santa Misa

El Código de Derecho Canónico de 1917 identificaba el altar móvil o portátil con la piedra, generalmente pequeña, que era consagrada ella sola (de ahí su nombre de ara portátil o piedra consagrada), o bien con la misma piedra con la base, pero ésta no consagrada juntamente con aquella (canon 1197, § 2). El tamaño de dicha piedra tenía que ser suficiente para que sobre ella cupiesen la hostia y la mayor parte del cáliz (canon 1198, § 2). Con todo, la regla general era que la Santa Misa debía celebrarse sobre un ara consagrada y en iglesia u oratorio consagrado o bendecido (canon 822, § 1). De esta manera, el altar portátil constituía un privilegio que se concedía o por derecho o por indulto reservado a la Sede Apostólica (canon 822, § 2). Este privilegio llevaba consigo la facultad de celebrar dondequiera, siempre que fuese en un lugar decoroso y sobre piedra sagrada, pero no en el mar (canon 822, § 3). Para celebrar la Santa Misa en el mar era necesario un indulto especial de la Santa Sede; por derecho común gozaban de ese privilegio los cardenales y obispos (cánones 239, § 1, núm. 8°, y 349, § 1, núm. 1°). Además, el ordinario local o, si se tratada de una casa de religión exenta, el superior mayor podían, con causa justa y razonable, en algún caso extraordinario y a manera de acto (vale decir, no habitualmente), conceder licencia para celebrar fuera de iglesia u oratorio, sobre ara consagrada y en lugar decoroso, pero nunca en un dormitorio (canon 822, § 4). Esa licencia no significaba que se podía celebrar una sola Misa, sino simplemente que ella no podría convertir la celebración litúrgica fuera de una iglesia en la regla general. Las facultades concedidas a los ordinarios por el código fueron ampliadas con el motu proprio Pastorale Munus (1963) del papa Pablo VI. Por ejemplo, dicho documento permitió que la autorización fuese concedida también para celebrar habitualmente fuera de una iglesia si existía causa notablemente grave, fuese para los fieles o para el sacerdote (núm. 7).



Con la reforma litúrgica, estas reglas cambiaron y esta nueva disciplina quedó reflejada en el Código de Derecho Canónico de 1983. En la actualidad, por altar móvil se entiende aquel que puede trasladarse de lugar, y conviene que haya uno al menos de esta clase en todos los lugares destinados a celebraciones sagradas (canon 1235). El altar móvil puede ser de cualquier materia sólida, que esté en consonancia con el uso litúrgico (canon 1236, § 2), y debe estar dedicado o bendecido conforme a los libros litúrgicos (canon 1237, § 1). No existe en la actualidad una exigencia imperiosa de celebrar la Santa Misa en una iglesia: basta que ella se haga en un lugar sagrado (cfr. canon 1205), a no ser que, en un caso particular, la necesidad exija otra cosa, bastando entonces que se realice en un lugar digno (canon 932, § 1). Ahora bien, la celebración del Sacrificio eucarístico debe hacerse sobre un altar dedicado o bendecido; pudiendo emplearse, fuera de un lugar sagrado, una mesa apropiada, aunque siempre sirviéndose de mantel (con la forma, medida y ornato correspondiente) y corporal (canon 932, § 2). Por normas especiales, se excluye como lugar digno tanto los dormitorios como el comedor. 


Misa tradicional celebrada el 8 de mayo de 2015, día de la aparición del San Miguel Arcángel, durante una peregrinación de scouts al monte de ese nombre situado en la región francesa de Normandía
(Foto: Catholicvs


***

II. Joseph Ratzinger celebrado una Misa de campaña

Existe un testimonio gráfico de una Misa de campaña celebrada por un joven sacerdote alemán, el Rvdo. Joseph Ratzinger, el 17 de agosto de 1952 en las montañas de Baviera. Quien llegaría a ser el 265 sucesor de San Pedro había sido ordenado el 29 de junio del año anterior junto a su hermano Georg en la catedral de Frisinga. 




***

III. El beato Óscar Romero celebrado una Misa de campaña

La siguiente imagen muestra al joven sacerdote Óscar Romero y Galdámez (1917-1980), ordenado en Roma el 14 de abril de 1942, celebrando una Misa de campaña hacia mediados de la década de 1950. Quien llegaría a ser Arzobispo de San Salvador, fue elevado a los altares como beato por el papa Francisco en 2015.


***

IV. Una Misa de campaña en la Patagonia argentina


El sitio Catholicvs ha publicado una entrada con fotografías de la Santa Misa celebrado por Fray Guido Casillo OP en Puerto Parry, un apostadero naval de la Armada Argentina situado en la isla de los Estados, perteneciente al departamento Ushuaia, en la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (Argentina). Fundado en 1978 para la protección de la isla de los Estados durante el Conflicto del Beagle entre Chile y Argentina, Puerto Parry está habitado por tan sólo cuatro militares a cargo del puesto de vigilancia y control de tránsito marítimo Comandante Luis Piedrabuena, que son relevados cada 45 días. Las bellas imágenes que aquí se reproducen fueron tomadas el pasado jueves 9 de febrero de  2017, fiesta de San Cirilo de Alejandría, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia, durante la Santa Misa Tridentina oficiada por el sacerdote dominico en la referida base naval. 







***
V. Las Misas de campaña en Chile

En fin, les ofrecemos como epílogo algunas imágenes de Misas de campaña celebradas en Chile. 


Primera Misa en Chile. Óleo sobre lienzo, pintado por Pedro Subercaseaux Errázuriz, en 1904. Muestra la Santa Misa celebrada en 1536 al llegar Diego de Almagro al Valle de Copiapó. Pertenece a la colección del Museo Histórico Nacional de Chile. Desde 1974, se encuentra como préstamo en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile.


Misa de campaña celebrada por las víctimas del incendio de la Iglesia de la Compañía en Santiago de Chile (1864)


Misa de campaña celebrada después del terremoto de 1906 en Llay-Llay

Misa celebrada al aire libre después del terremoto que afectó a la ciudad de Talca el 1° de diciembre de 1928

Caleta Buena (Provincia de Tarapacá), Misa de Campaña con ocasión del 21 de mayo, día de las Glorias Navales. La foto es anterior a 1929, cuando un voraz incendio destruyó buena partes del pueblo, el que fue abandonado durante la década de 1940.

Santa Misa celebrada en la ciudad de Tacna en 1929, año de su reincorporación a Perú


San Alberto Hurtado celebrado la Santa Misa abordo de un barco mercante, probablemente durante su regreso a Chile en 1936

Santa Misa celebrada a inicio de la década de 1940 a los pies del Cristo Redentor, ubicado en la frontera chileno-argentina a 3854 msnm. Celebra el R.P. Manuel Sirot, superior de los Asuncionistas, acompañado por la comunidad de los Hermanos Maristas de la ciudad de Los Andes. 


Primera Comunión celebrada al aire libre en la ciudad de Santiago de Chile (década de 1940)

Santa Misa celebrada en la Plaza Yungay  de Valparaíso (1947)


Misa de campaña celebrada en los cimientos de la iglesia del antiguo pueblo de El Palqui (1948)


Misa celebrada en el atrio de la Catedral de Concepción después del terremoto de 1960


Misa celebrada en la base O'Higgings, Antártica Chilena, en 1960


Misa de campaña celebrada por el Rvdo. Mario Grandón, párroco de la zona de Buin y Paine, con ocasión del bicentenario de la constitución de la Primera Junta de Gobierno (2010)



Las tres fotografías precedenetes muestran la Misa de campaña celebrada por S.E.R. Juan Barros Madrid, Obispo Castrense, en el Cuartel Militar de Portillo de la Escuela de Montaña. La Misa fue dicha en acción de gracias por la conquista del Monte Everest por parte de tres efectivos de dicho destacamento



Santa Misa celebrada en la Bahía Fortescue, uno de los puntos más australes del continente americano,
 el 16 de noviembre de 2017 en conmemoración de la primera Misa rezada en territorio chileno. Ella tuvo lugar el 11 de noviembre de 1520 y fue oficiada por Fray Pedro Valderrama, capellán de la flota de Hernando de Magallanes. 

Créditos de las fotografías: Las imágenes antiguas que forman parte de los distintos anexos han sido tomadas del sitio Ceremonia y rúbrica de la Iglesia española y Memoria Chilena. Las tres fotos de la Misa celebrada en medio de la cordillera fueron publicadas originalmente en el diario electrónico Andes online, y las tres últimas en el sitio oficial de la Armada de Chile.  


****

Actualización [15 de febrero de 2017]: Hemos revisado el cuerpo de esta entrada con el fin de incluir un nuevo anexo IV, dedicado a la Misa de campaña celebrada según la forma extraordinaria en la Patagonia argentina, desplazando así el último anexo (ahora V) sobre esta clase de Misas en la historia de Chile. Reiteramos a nuestros lectores la solicitud para que nos envíen fotos de Misas de campaña a nuestro correo electrónico (magnificatunavocechile@gmail.com).

Actualización [22 de noviembre de 2017]: En el último anexo (V) de esta entrada se han añadido tres fotografías de la Santa Misa celebrada el pasado 16 de noviembre, tras ocho horas de navegación por el Estrecho de Magallanes, para recordar la primera Misa rezada en Chile. Reiteramos a nuestros lectores la solicitud para que nos envíen fotos de Misas de campaña a nuestro correo electrónico (magnificatunavocechile@gmail.com), y agradecemos a quien nos ha hecho llegar el enlace que ha permitido esta actualización. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.