sábado, 30 de diciembre de 2017

50 años de Magnificat: la Misa pontifical de S.E.R. Mons. Bernardino Piñera

El 7 de julio de 2007 se hizo realidad una noticia que venía circulando desde hacía tiempo en el ambiente tradicional. Ese día fue promulgado Summorum Pontificum, una carta apostólica en forma motu proprio mediante la cual el papa Benedicto XVI dio una mayor facilidad para el uso en del misal y los demás libros litúrgicos vigentes en 1962. Dicho texto estaba acompañado por una carta explicativa del propio pontífice dirigida a los obispos del mundo, donde explica las razones que justificaban la libertad concedida a cualquier sacerdote para oficiar la desde entonces denominada "forma extraordinaria" del rito romana. Summorum Pontificum preveía que su entrada en vigor era el 14 de septiembre de aquel año, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Su Santidad Benedicto XVI bendice a los fieles al finalizar la Misa de Pentecostés de 2010
(Foto: Datum)

Por aquel entonces había otros grupos en la ciudad de Santiago de Chile interesados en promover y difundir la Misa tradicional, la cual era celebrada diariamente por un apostolado del recién creado apostolado del Instituto del Buen Pastor confiado al Rvdo. Rafael Navas. Uno de esos grupos organizó una Misa pontifical en la Iglesia de San Isidro Labrador, donde posteriormente siguió celebrándose de manera habitual una Misa rezada por nuestro ex capellán, el P. Antonio Gril Sevenikar, S.D.B. (véase aquí, aquí, aquí, aquí y aquí), y por el Rvdo. Federico Monckeberg, de la Prelatura del Opus Dei (véase aquí), quien hoy oficia privadamente. En algún momento, los participantes de esas iniciativas estuvieron ligados a nuestra Asociación, tomando después otros caminos. 

El Rvdo. Milan Tisma Díaz, capellán de nuestra Asociación, visita al Rvdo. Rafael Navas (IBP) en el oratorio de Santa Teresita del Niño Jesús (2007)

Así pues, mientras nuestra Asociación celebrada una concurrida Misa solemne con la asistencia del Cardenal Jorge Medina Estévez, Prefecto emérito, en la capilla del Colegio de los Sagrados Corazones de Alameda, de cuyo recuerdo nos hemos ocupado en una entrada anterior, a las 19.00 horas de ese mismo 14 de septiembre se celebró la Misa pontifical de la Exaltación de la Cruz presidida por S.E.R. Bernardino Piñera Carvallo, Arzobispo emérito de la Serena, también con gran asistencia de fieles, entre ellos muchos que participaban de nuestra Asociación. En su homilía, monseñor Piñera se refirió a la decisión del Santo Padre de quitar las dificultades para la celebración de la Santa Misa según la forma tradicional y también hizo alusión a la fiesta que se celebraba, comentando la importancia de la Cruz y de la renovación incruenta que se produce en la Misa. Al final de la ceremonia se dio a venerar la preciosa reliquia del Lignum Crucis. Durante toda la Misa hubo sacerdotes confesando. 

Monseñor Bernardino Piñera predica la homilía desde el púlpito

Monseñor Bernardino Piñera Carvallo nació en París el 22 de septiembre de 1915, siendo el tercer hijo del matrimonio formado por José Manuel Piñera Figueroa y Elena Carvallo Castillo. Estudió Medicina en la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde obtuvo el título de médico en 1941. Posteriormente realizó sus estudios de especialización en la ciudad de Cleveland (Ohio). El 5 de abril de 1947 fue ordenado sacerdote por el Cardenal José María Caro. Cumplió funciones como asesor general de la Acción Católica y asesor nacional de la Asociación Nacional de la Juventud Católica Femenina. Se desempeñó también como Vicerrector de su alma mater entre 1950 y 1953, siendo designado camarero secreto de Su Santidad en 1957. Al año siguiente, el 11 de febrero de 1958, el Papa Pío XII lo designó como Obispo titular de Prusiade y auxiliar de Monseñor Manuel Larraín Errázuriz en la diócesis de Talca. Recibió la consagración episcopal de manos de este último el 27 de abril de 1958, actuando como co-consagrantes Monseñor Pío Alberto Fariña y Monseñor Emilio Tagle Covarrubias. Eligió como lema episcopal la frase Servus Tuus Sum Ego tomada del Salmo 118. Entre 1960 y 1977 fue Obispo de Temuco, ministerio al que renunció para ocupar la Secretaria General de la Conferencia Episcopal de Chile. En esa calidad asistió a las sesiones del Concilio Vaticano II. Sirvió este cargo hasta 1983, cuando fue nombrado Arzobispo de La Serena. Entre 1984 y 1987 fue Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, de suerte que le correspondió organizar el viaje que San Juan Pablo II hizo al país en abril de ese año. En 1990, al cumplir los 75 años de edad, presentó su renuncia y se convirtió en arzobispo emérito. Con 102 años, monseñor Piñera es en la actualidad el obispo más anciano del mundo. 

Los obispos chilenos que participaron en el Concilio Vaticano II

La Iglesia de San Isidro Labrador, sita en Santa Victoria 566, comuna de Santiago, tiene una larga historia asociada a los desastres naturales que cada cierto tiempo asolan la ciudad. La parroquia de tal nombre fue fundada el 15 de mayo de 1686 por S.E.R. Diego de Umanzoro, a la sazón Obispo de Santiago. La iglesia se construyó con adobe y aislada entre chacra y corrales. En 1754, el Marqués de Casa Real, don Francisco García Huidobro, hizo demoler dicha iglesia y ordenó la construcción de un nuevo templo (el segundo), hecho de cal y ladrillo, con fuertes cimientos de piedra canteada. En 1842 se iniciaron los trabajos de la tercera iglesia, ubicada 100 metros al sur de la antigua construcción, a cargo del párroco Don Blas de los Reyes, los que estuvieron concluidos en 1848. Casi cincuenta años después, en 1896, comenzó la construcción del cuarto y actual templo, emplazado en el mismo lugar del anterior. Obra del arquitecto Ignacio Cremonesi, la nueva iglesia fue inaugurada en 1903. Sin embargo, en 1906, a raíz del fuerte terremoto de ese año, el constructor Ricardo Echeverría realizó trabajos de refacción y agregó una cúpula sobre el altar mayor, la que se derrumbó el 2 de diciembre de 1921. En 1977, la iglesia fue declarada monumento histórico. Dañada por el terremoto de 1985 y nuevamente por el de 2010, la iglesia se encuentra actualmente cerrada y las funciones parroquiales se cumplen en un espacio aledaño.

Fachada de la Iglesia de San Isidro Labrador. La fotografía fue tomada en 2008 y evidencia los daños ocasionados por el terremoto de 1985
(Foto: Urbatorivm)

Para acabar, les dejamos algunas imágenes tomadas durante esa Misa pontifical celebrada por monseñor Bernardino Piñera hace diez años, las cuales han sido tomadas de la bitácora de la Parroquia de San Isidro Labrador con excepción de aquella de mejor resolución (publicada originalmente en La Tradición católica). 






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.