sábado, 20 de enero de 2018

50 años de Magnificat: Recordando al Padre Antonio Grill SDB (1921-2015)

Retomamos esta sección para dedicar unas palabras en recuerdo al sacerdote salesiano Antonio Grill Sevénikar (1921-2015), quien fuera capellán de nuestra asociación por cerca de diez años (1986-1996) en el período inmediatamente precedente a nuestro actual capellán, el Rvdo. Milan Tisma. El padre Grill fue un longevo e incansable sacerdote salesiano, que desempeñó su apostolado y ministerio sacerdotal en nuestro país en el ámbito misionero y educativo. Hacia los últimos años de su vida el padre Grill fue un gran impulsor de la devoción de la Divina Misericordia, así como de la piedad litúrgica tradicional, sirviendo a diversos grupos que solicitaran la celebración de los sacramentos según los libros litúrgicos promulgados por San Juan XXIII el año 1962. La reseña que sigue sobre su vida y su funeral está tomada del sitio de la Orden Salesiana en Chile y del Colegio Patrocinio San José (que se pueden visitar aquí y aquí, respectivamente) al igual que las fotografías (cuyo álbum original se puede consultar aquí).

R.P. Antonio Grill SDB 
(1921-2015)

El R.P. Antonio Grill Sevénikar SDB nació el 12 de junio de 1921 en Sostanj, provincia de Ljubliana en la actual Eslovenia (entonces Yugoslavia). Conoció la Orden Salesiana en su lugar natal. Con tan sólo 14 años ingresó al aspirantado de la orden en Verzej, localidad ubicada en el noreste de su patria natal, en agosto del año 1935. En atención a sus cualidades personales, su devoción a la Santísima Virgen María y su rectitud de intención, los formadores de la casa permitieron que fuera aceptado en el noviciado, que realiza entre los años 1940 y 1941 en la ciudad de Radna, Eslovenia.

Luego de realizar su primera profesión el 17 de octubre de 1941, ya en plena Segunda Guerra Mundial, el padre Antonio continúa su formación como religioso en diversas casas de la Orden, pasando varios años de formación en aquellas de Bagnolo y Bollengo, ambas ubicadas en la región del Piemonte. El padre Grill hará sus votos perpetuos en esta última casa, donde se desempeñaba como asistente, el día 12 de septiembre de 1946. Seguramente motivado en parte por los relatos de los misioneros que visitaban su residencia, el padre Antonio solicita ser enviado a las misiones, llegando a Chile a mediados de 1947, después de haber recibido en crucifijo misionero en la Basílica de Turín, integrando la 77ª expedición misionera de la Orden.

Una vez llegado al país se integra inmediatamente a los estudios teológicos en La Cisterna, cuyo director era el padre Carlos Orlando. En este ambiente, donde confluían hermanos de su misma nacionalidad y de otros lugares del mundo, hará su mayor discernimiento y solicitará la ordenación sacerdotal, que tuvo lugar el 27 de noviembre de 1948, recibiendo el Sacramento del Orden por imposición de manos de S.E.R. Monseñor Pío Fariña, entonces Obispo Auxiliar de Santiago, en el Templo de la Gratitud Nacional, el cual ha estado tradicionalmente a cargo de la Orden Salesiana.

El R.P. Grill en el Colegio Patrocinio de San José, donde ejerció su ministerio los últimos 30 años de su vida

El padre Grill desempeñó desde entonces un incansable apostolado, al servicio de la Iglesia y su familia religiosa, que lo llevó a los más diversos lugares y ambientes de nuestro país, la cual amó e hizo su lugar de evangelización permanente. Uno de sus primeros encargos fue el cargo de asistente, profesor y capellán del Colegio Don Bosco de Iquique entre los años 1950 y 1954. Luego, entre los años 1955 y 1956 sirvió como consejero y catequista en la Escuela Agrícola de Pochocay. Durante el año 1957 estará en el Oratorio de Don Bosco, desempeñando el cargo de consejero escolar, para retornar hasta el año 1960 a Iquique, como catequista y rector de la Iglesia del Sagrado Corazón.

Entre los años 1961 y 1967, el padre Grill se desempeñó como catequista del colegio y rector del Santuario de María Auxiliadora en Talca, para luego servir como director de la pequeña escuela Sagrada Familia de Macul entre los años 1968 y 1972, que atendía a los hijos de las familias pobres del sector. Los años 1973 y 1974 los vivirá en Los Andes sirviendo en capellanías y apostolado libre, contando para ello con la autorización del inspector salesiano de la época, para luego ser nombrado vicario parroquial en El Almendral, San Felipe, cargo que ocupa entre los años 1975 y 1976.

Para el final de la década de los setenta y comienzos de los años ochenta, esto es hacia el año 1984, el padre Antonio volverá a ejercer su ministerio pastoral en Iquique, esta vez casi exclusivamente en el Altiplano, realizando una tarea heroica por la extensión de los terrenos que recorría y por la atención pastoral de tantos pueblos perdidos en la soledad de las montañas, el clima adverso y el rigor de no contar con muchos recursos. Para el año 1985 fue destinado a la comunidad de Valparaíso, siendo responsable de la casa de Quilpué.

El año 1986, y ya con 65 años de edad, el padre Grill fue destinado de manera definitiva al Oratorio de don Bosco en Santiago donde, en la medida de sus posibilidades, desempeñaba diferentes servicios como confesor, capellán de la cárcel de Colina, difusor de la devoción de la Divina Misericordia y otras múltiples devociones.

Es en este contexto que el padre Antonio prestó invaluablemente sus servicios como capellán para nuestra Asociación, celebrando la Santa Misa según los libros litúrgicos vigentes al año 1962, de manera regular en la capilla del Campus Lo Contador de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El padre Antonio, para ese entonces de avanzada edad, colaboró de manera dedicada a nuestra Asociación hasta fines del año 1996, fecha en la que nuestro actual capellán, el Rvdo. Milan Tisma, recibiera la ordenación sacerdotal y le fuera encomendado el cuidado de la capellanía de nuestra agrupación, para lo cual contó con el beneplácito y autorización verbal del entonces arzobispo de Santiago, Cardenal Carlos Oviedo Cavada.

Cabe destacar que el padre Grill continuó con la celebración pública y privada de la Santa Misa tradicional aún después de que nuestro actual capellán asumiera sus funciones. En efecto, celebró regularmente para el grupo de fieles que se reunía dominicalmente en la iglesia de San Isidro Labrador, del cual ya hemos tratado aquí, y que se constituyó con posterioridad a la entrada en vigor del motu proprio Summorum Pontificum. En los últimos años de su vida, era habitual verlo celebrar la Santa Misa en día de semana en la iglesia de la Veracruz, sita en el barrio Lastarria, conforme a la forma ordinaria. Lo anterior da cuenta del celo sacerdotal de este notable misionero esloveno, que hizo de Chile su patria y lugar de ejercicio de su ministerio sacerdotal.

El padre Antonio Grill falleció en Santiago la madrugada del día 17 de septiembre de 2015 a los 94 años de edad, contando con 74 años de vida religiosa y estando próximo a cumplir 66 años de sacerdocio, habiendo vivido en Chile por 68 años. Sus funerales se efectuaron en la capilla del Colegio el Patrocinio de San José. El jueves 17 de septiembre, el Cardenal Arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati, miembro de su congregación, presidió la primera Eucaristía por el alma del difunto padre Grill. Su misa de funeral fue celebrada el día 18 de septiembre, día en que Chile celebra sus Fiestas Patrias, y fue presidida por el padre Galvarino Jofré, concelebrada por el Obispo Emérito de Punta Arenas monseñor Tomás González y salesianos de diversas comunidades. Posteriormente sus restos mortales fueron trasladados y sepultados en el mausoleo de la orden en el Cementerio Católico de Santiago. A continuación les ofrecemos algunas fotografías de su funeral:



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.