miércoles, 21 de febrero de 2018

Las rúbricas en la liturgia

A continuación presentamos a nuestros lectores un breve pero interesante artículo que rescata para la liturgia reformada lo que para los sacerdotes y fieles cercanos a la forma tradicional del rito romano es casi una obviedad: el respecto a las rúbricas no es ni formalismo ni legalismo, sino respeto por lo sagrado y sentido de que la liturgia es acción comunitaria unida a la Iglesia universal y no una acción individual sujeta al capricho personal de un sacerdote celebrante o de una comunidad determinada. El sometimiento a las rúbricas pone en un primer plano a la liturgia como lo que es: no un artefacto modificable a voluntad por manos humanas, sino algo que ha de desplegarse y desarrollarse orgánicamente, como lo fue durante casi dos mil años en la Iglesia Romana.

El artículo fue publicado originalmente en Liturgia y Espiritualidad 2017/octubre. y después reproducido por Lex orandi, de donde ha sido tomado. 


***

Las rúbricas en la liturgia

Adolfo Lucas Maqueda


La reciente publicación de la Tercera Edición del Misal Romano constituye un marco oportuno para un nuevo y renovado esfuerzo de fidelidad eclesial en las celebraciones litúrgicas puesto que la liturgia es fuente y culmen de la vida cristiana (cf SC 10).

En realidad, la fidelidad a las rúbricas y normas litúrgicas forman parte de la obediencia debida a la Iglesia, además de ser un signo de comunión eclesial. El mismo Concilio dijo que las acciones litúrgicas no son acciones privadas sino celebraciones de la Iglesia, sacramento de unidad (SC 26). Por eso, las leyes litúrgicas deben ser obedecidas porque son los gestos y el lenguaje propio de la Iglesia.

Por otra parte, los documentos magisteriales nos recuerdan cómo se va perdiendo el sentido de pertenencia a la Iglesia cuando no se celebra bajo un mismo criterio gestual y estructural, y cada sacerdote inventa nuevos modos para celebrar la Misa o añade palabras o suprime ciertos ritos. La fidelidad a los textos y a los gestos litúrgicos expresan la comunión entre todos y ayudan a vivir mejor la celebración.

Quizá, en otros tiempos, se daba una exagerada importancia a la normativa litúrgica hasta el punto de confundir y equiparar la liturgia con un tratado de rúbricas. Sin embargo, gracias al Movimiento Litúrgico de principios del siglo XX y al Concilio Vaticano II esta cuestión ha sido superada. En la actualidad, la liturgia se celebra como acción de Cristo y de la Iglesia; lógicamente con unos gestos externos y con unos ritos, pero, sobre todo, con una vivencia espiritual y con una profunda dimensión pastoral.

Aún así, todavía, es muy frecuente observar cómo algunos consideran la liturgia como una expresión devocional: sacerdotes que celebran a su antojo, olvidando los gestos eclesiales comunes y asambleas o comunidades de fieles que proclaman la Palabra o cantan según les dicta su espontaneidad. La celebración no es propiedad del que preside ni de la asamblea que celebra, sino que es un acto eclesial y comunitario que pertenece a la Iglesia universal. Por eso, prescindir de las normas o leyes litúrgicas va contra la naturaleza propia de la Iglesia, es decir, contra lo comunitario de la liturgia.

En definitiva, toda acción pastoral litúrgica que se haga y toda mejora celebrativa que se emprenda debe tener como telón de fondo este principio teológico que estamos subrayando: la liturgia, por ser acción de la Iglesia, debe ser celebrada tal y como determinan los libros litúrgicos.

La asamblea celebrante cuanto más se acerque a los gestos, símbolos, ritos y rúbricas litúrgicas mejor y más fácil vivirá la liturgia como acción verdaderamente eclesial.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.