domingo, 6 de mayo de 2018

La Fœderatio Internationalis Juventutem

La Foederatio Internationalis Juventutem (comúnmente conocida como “Juventutem”) es un movimiento internacional de jóvenes de entre 18 y 36 años que coordina el actuar de las distintas agrupaciones juveniles tradicionales que persiguen la promoción de la misa tradicional en el mundo. El objetivo de esta asociación es el de cultivar y fortalecer las relaciones entre estos grupos de jóvenes a niveles nacionales e internacionales, así como motivar y colaborar con ellos en el cultivo y promoción de la fe católica.

Pendón con el emblema de Juventutem

La Federación se constituyó formalmente en la ciudad suiza de Berna el 24 de mayo de 2006 con el propósito de agrupar y coordinar a todos los capítulos locales de jóvenes que surgieran en torno a la Tradición Católica, contando en su inicio con más de 15 capítulos provenientes de todos los continentes del orbe.

Su principal actividad pública es la de organizar una delegación de asistentes a las Jornadas Mundiales de la Juventud, que se convocan y celebran regularmente, a fin de procurar el adecuado ambiente de recogimiento y facilitar la participación de sus miembros en concordancia con el espíritu de la liturgia tradicional y la enseñanza de la Iglesia. Asimismo, la Federación Juventutem participa activamente de otras peregrinaciones, tales como la peregrinación Summorum Pontificum que se desarrolla cada año en la ciudad de Roma para la festividad de Cristo Rey.

Su actual presidente es el húngaro Bertalan Kiss, quien a su vez preside el capítulo húngaro de la asociación. Su capellán es, desde su fundación, el sacerdote Armand de Malleray FSSP, quien a su vez se desempeña como capellán de la agrupación Juventutem Inglaterra.

Origen del Nombre

Oraciones al pie del Altar

La palabra “juventutem” corresponde al término latino juventud, y está tomado del Salmo 42, rezado como la primera oración al pie del altar en la celebración de la Santa Misa. Así, el sacerdote y su acólito recitan alternadamente las frases “Introibo ad altare Dei” a lo que el acólito responde “Ad Deum qui laetificat juventutem meam” (Entraré al altar de Dios, al Dios que es la alegría de mi juventud). Ésta se refiere a la juventud espiritual otorgada por la Gracia proveniente de Nuestro Señor Jesucristo. Su emblema es una custodia de oro en forma de Sol. Su significación es doble, por un lado, representa la fecha fundacional original de la Federación, esto es, durante el año santo de la Eucaristía convocado por San Juan Pablo II en 2004 y concluido por S.S. Benedicto XVI en la Jornada Mundial de la Juventud de Colonia del año 2005, y por otro, representa la centralidad del Santísimo Sacramento del Altar en el actuar y misión de la Federación.

Historia

Los orígenes de Juventutem se pueden trazar con anterioridad a su constitución como asociación, al año 2004, cuando por iniciativa de sacerdotes de la Fraternidad de San Pedro se organizó una delegación de fieles devotos a la misa tradicional, a fin de que ésta se hiciera presente en la Jornada Mundial de la Juventud de 2005, contando con la debida asistencia espiritual y preparación de parte de sacerdotes y religiosos afines a la liturgia tradicional de la Iglesia. 


Peregrinos de Juventutem
(New Liturgical Movement)

Unos mil jóvenes provenientes de más de veinte países asistieron a Juventutem Colonia, lo que constituyó un hito para las diversas agrupaciones juveniles que promueven y se sienten atraídas hacia la tradición litúrgica. Así, esta fue la primera ocasión además en que se ofrecía la misa y los sacramentos conforme el Usus Antiquior de manera oficial en el programa de una jornada mundial de la juventud. Dos cardenales y ocho obispos participaron total o parcialmente de las actividades que ocurrieron en las dos semanas que duró en encuentro, así como muchos sacerdotes, religiosos y seminaristas provenientes de diversos países. Lo anterior, concitó el interés no solo de la prensa católica sino que también secular, incluso el afamado periódico francés Le Figaro dedicó un reportaje acerca de la irrupción de esta nueva agrupación de jóvenes, congregados alrededor de una liturgia que, hasta entonces, parecía solo concitar el interés de gente mayor, que en su juventud había conocido la liturgia tradicional de la Iglesia. 


Misa Pontifical en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid
Desde entonces, Juventutem ha participado en todas las sucesivas jornadas mundiales de la juventud, incluyendo las celebradas en Sydney 2008, Madrid 2011, Rio de Janeiro 2013 y Cracovia 2016.

Obligaciones de los miembros

Miembros de Juventutem Soleto junto al Cardenal Burke

De acuerdo a los estatutos de Juventutem, las obligaciones que asume cada uno de los miembros que se integra a un capítulo son el rezo del salmo Judica Me o alguna otra oración ofrecida por la santificación de la juventud; visitar una iglesia para adorar a Nuestro Señor presente en el sagrario, al menos una vez a la semana (puede ser antes o después de la Misa dominical); asistir a la Santa Misa en la forma extraordinaria al menos una vez al año; participar en al menos un evento de Juventutem al año, y colaborar material y espiritualmente con su sostenimiento. 


Apoyo recibido por diversas autoridades eclesiásticas

A lo largo de su existencia, Juventutem ha recibido la recomendación y decidido apoyo de diversas autoridades eclesiásticas. A comienzos del año 2008 el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, a la sazón presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, se dirigió a los miembros de la Federación con la siguiente carta:



Queridos jóvenes miembros de la Federación Internacional Juventutem

Son ustedes unos jóvenes católicos leales hacia la jerarquía de la Iglesia y atraídos por la “forma extraordinaria” de la liturgia romana, particularmente el misal del Beato Juan XXIII. Les aliento a realizar su meta, esto es, la santificación por las tradiciones romanas de la Iglesia.

La presencia de vuestros pequeños grupos en Asia, Europa, África, América y Oceanía ilustra la atracción universal de las formas mas antigua de la liturgia romana, cuya trascendencia especial se une finalmente a las culturas más diversas.

Reciben ustedes por esta liturgia un apoyo particular para conocer y amar mejor a Nuestro Señor Jesucristo y su Iglesia, como escribía el Santo Padre el 7 de julio de 2007: “Justo después del Concilio Vaticano II, podíamos suponer que la demanda de uso del Misal de 1962 se habría limitado a la generación más mayor, la que había envejecido con él, pero entretanto ha aparecido claramente que los jóvenes descubrían igualmente esta forma litúrgica, se sentían atraídos por ella y encontraban una forma de encuentro con el misterio de la Santísima Eucaristía, que les convenía particularmente” [Carta a los Obispos que acompaña el Motu Propio
Summorum Pontificum”]

Signo de vuestra devoción hacia el Sacramento de la Eucaristía, vuestra Federación
Juventutem ha elegido como emblema un ostensorio. Sé que algunos de vosotros estaréis presentes en el Congreso Eucarístico Internacional de Québec en junio próximo.

Les renuevo pues mis estímulos por vuestro progreso en la piedad y amistad cristianas, a través de las tradiciones romana de la Iglesia. Puedan ustedes encontrar una santificación cada vez más profundad, que haga de ustedes testigos calurosos del Amor de Cristo en la comunión de su Iglesia.


Dario Card. Castrillon Hoyos,
Presidente de la Commisión Pontifical
«Ecclesia Dei»
Ciudad del Vaticano, 17 de enero 2008.


Con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2010 celebrada en Madrid, el entonces presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, Cardenal William Levada, se dirigió a los miembros de la Federación con la siguiente carta:


Ciudad del Vaticano, 8 de febrero 2010

Queridos jóvenes de la Federación Internacional
Juventutem,

La Pontificia Comisión
Ecclesia Dei, ha recientemente tomado conocimiento de su preparación para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, España, en Agosto de 2010. Estos eventos son maravillosas oportunidades de encuentro para la juventud con el Señor resucitado junto a su Vicario en la Tierra, nuestro Santo Padre Benedicto XVI. Estoy cierto de que anhelan fervorosamente su participación y les escribo para desearles lo mejor.

Fue nuestro Santo Padre, Benedicto XVI, quien señaló en la carta explicativa al Motu Proprio
Summorum Pontificum que "ha sido claramente demostrado que los jóvenes también han descubierto esta forma litúrgica, sentido su atracción y encontrado en ella una forma de encuentro con el Misterio del Santísimo Sacramento, que se ajusta particularmente a ellos" La presencia de jóvenes atraídos a la forma antigua de la Liturgia en estos días de Encuentro Mundial de la Juventud ayudan a enfatizar su legítimo lugar dentro de la vida de la Iglesia, y también los frutos que pueden traer a la Iglesia en general.

La Comisión se complace de oír de los organizadores de la Fundación
Iuventutem que su participación en las dos Jornadas Mundiales de la Juventud ha resultado extremadamente positiva. Allí, sus integrantes han tenido la oportunidad de encontrarse con jóvenes de todas partes del mundo, de oír la catequesis oficial y unirse en oración con el Santo Padre. Asimismo, las últimas dos Jornadas Mundiales de la Juventud, han dado la oportunidad, con el apoyo de su organización, de celebrar la Santa Misa y las Vísperas conforme la Forma Extraordinaria, demostrando en consecuencia el antiguo patrimonio de la Iglesia a los jóvenes dentro de la Iglesia universal y demostrando la solicitud pastoral de los Obispos del mundo para aquellos que se encuentran asociados a la Forma Extraordinaria.

Ya que realizan esta peregrinación a España este año, la Pontificia Comisión
Ecclesia Dei les desea abundancia de bendiciones, oración por su fructífera colaboración con los organizadores como ha ocurrido tan bien en las pasadas jornadas de la juventud, y espera que su testimonio pueda seguir incrementando una comunión más profunda con la vida de Cristo y su Iglesia.

Con mis sinceros buenos deseos, y otorgándoles mi bendición, permanezco suyos en Cristo

                                                                                                                       
William Cardenal Levada
Presidente


El Capítulo Chileno

Chile contó también con un capítulo nacional de Juventutem, que estuvo integrado por diversos miembros, varios de los cuales participaban del apostolado de nuestra Asociación Magnificat.

Según información oficial de la Federación, este capítulo se encuentra inactivo, aunque aún se pueden consultar las entradas históricas de su blog (el que puede ser revisado aquí). Hacemos votos entonces para que el Señor suscite interés en los jóvenes chilenos, para el pronto restablecimiento de este capítulo, a fin de propagar la fe verdadera y la debida incorporación de nuevos jóvenes al apostolado de la liturgia tradicional de la Iglesia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.