jueves, 8 de octubre de 2015

El solideo

La última prenda a la que nos referiremos  en esta primera serie sobre ornamentos sagrados suele estar asociada a obispos y cardenales, pero puede ser vestida igualmente por sacerdotes y abades. Se trata del solideo, un casquete de seda u otra tela ligera con ocho secciones, cubierto en su interior en piel para asegurar su sujeción, que usan los eclesiásticos para cubrirse la coronilla (antiguamente tonsurada) desde el siglo XIII, tanto dentro como fuera de las celebraciones litúrgicas. 


El papa Francisco en acción de gracias después de celebrar la Santa Misa


Existía también un solideo hispano, que era amplio y borlado, casi desconocido fuera de España y muy corriente en la Corona de Aragón. Este solideo era de hechura más amplia que aquel al que estamos acostumbrados y estaba rematado por una borla. Además, substituía convenientemente otros cubrecabezas, siendo habitual llevarlo fuera de casa y hasta con traje coral.


Sacerdote con manteo y solideo hispano

El nombre de este paramento proviene del latín soli Deo, esto es, sólo ante Dios, aludiendo a que los sacerdotes se lo quitan únicamente ante el sagrario, en presencia de Cristo sacramentado, y durante la Santa Misa desde el Prefacio hasta después de la Comunión (aunque en ella sólo pueden llevarlo quienes tengan un título prelaticio o un indulto apostólico). También suele ser costumbre que los obispos y cardenales se quiten el solideo en presencia del Papa como símbolo de respeto, en un gesto similar al que se quita el sombrero al saludar a otra persona.

Benedicto XVI se quita su solideo para saludar el papa Francisco

El solideo simboliza la protección de Dios y la dedicación a solo Dios, y su color varía dependiendo de quien lo vista: el blanco se reserva para el Papa (también para el Papa emérito), los premonstratenses y el superior de los canónigos regulares de la Madre de Dios (abadía de Santa María de Lagrasse); el rojo para los cardenales; el púrpura para los obispos, y el negro para los sacerdotes. Hay también algunas combinaciones, como ocurre con los monseñores. En el caso de que se vista mitra o birreta, ellas cubren el solideo. 


 Foto:  Colección Philippi


Durante el pontificado del papa Francisco se ha vuelto a hacer recurrente una antigua costumbre entre los fieles, especialmente los que asisten a las audiencias de los miércoles, que consiste en sustituir el solideo que viste el pontífice por otro (incluso a veces más de uno) que lo sustituye. De ella también hay testimonio gráfico respecto de sus antecesores y su objeto no es otro que satisfacer la devoción de los fieles que demandan uno como recuerdo.





Otra costumbre refería al solideo papal ocurría tras la elección de un nuevo pontífice. Tras pasar a la Sala de las Lágrimas, donde el Papa electo debe revestirse con el hábito ahí preparado para impartir su primera bendición, el elegido reemplazaba su solideo rojo de cardenal y ponía sobre su cabeza el solideo blanco. Enseguida, imponía sobre la cabeza del secretario del cónclave el solideo rojo, símbolo de que lo recompensaba con el cardenalato. León XIII rompió con esta costumbre y se guardó el solideo rojo en el bolsillo, siendo imitado por sus sucesores. Sólo con San Juan XIII volvería a repetirse la costumbre (quizá por los pocos cardenales que había creado su antecesor) e impondría el solideo cardenalicio sobre la cabeza de Alberto di Lorio, quien fue incluido en la lista de cardenales creados en el consistorio de 15 de diciembre de 1958. Sus sucesores no volvieron a repetir la costumbre, hasta que el papa Francisco fue electo. La noche del 13 de marzo de 2013, el papa Francisco se quitó el solideo rojo de cardenal y lo puso sobre la cabeza del secretario del cónclave, el arzobispo Lorenzo Baldisseri. Durante el rezo del Ángelus del domingo 12 de enero de 2014, el Papa mencionó el nombre de Baldisserri entre los nombres de los nuevos cardenales que crearía en el próximo consistorio.


3 comentarios:

  1. 1. El solideo blanco es ocupado también por los premonstratenses y por el superior de los canónigos de Lagrasse.
    2. La tradición de entregar un solideo al papa para que se lo cambie y de el que tiene, es anterior a Bergoglio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, que nos ha servido para mejorar la entrada.

      Eliminar
  2. Imágenes del abad de Lagrasse aquí: https://hocsigno.wordpress.com/2008/08/03/curso-en-oxford-iv-pontifical-de-clausura/

    ResponderEliminar

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.