domingo, 26 de julio de 2020

Una reciente Misa celebrada según el rito lionés

El domingo 28 de junio pasado, el apostolado de la Fraternidad de San Pedro (FSSP) en la ciudad francesa de Lyon celebró una Misa solemne en el tradicional rito lionés. La Misa fue celebrada en la Iglesia Colegiata de San Justo, con ocasión de la fiesta del Santo Patrono local, San Ireneo, obispo y mártir del siglo II. Se trata de la primera vez en que ella se celebra de manera solemne en los últimos tiempos (véase la Misa solemne celebrada en 1993 en presencia del arzobispo de Lyon en la entrada que dedicados a este rito). Presentamos a continuación una galería fotográfica de esa Misa, la que se acompaña de algunas glosas explicativas sobre la particularidad que presenta el concreto rito que muestra la imagen. Entre las fotos hay una de un interesante paramento, absolutamente único. Ciertamente es digno de encomio el clero de San Justo por sus esfuerzos por mantener y preservar esta hermosa parte del patrimonio litúrgico de la Iglesia. 

Los dos acólitos que llevan los cirios usan albas con cíngulo, tal como se hacía por lo general en la Edad Media. 


Nótese que las columnas de la iglesia están parcial o totalmente tapadas con cubiertas rojas, de acuerdo con la fiesta del día. Esta no es una costumbre especialmente lionesa, sino que  se usó extensamente en Europa, y se la conserva todavía en algunos lugares.




Cuando los acólitos no sostienen algo con las manos, cruzan éstas sobre el pecho, como vemos aquí.



Cuando el sacerdote está en el Misal, sólo lo acomapaña el diácono,


en tanto que el diácono se sienta en el primer sitial del coro.



Para el Misal se usa un cojín a modo de atril, igual que en el rito dominicano.



Los acólitos ponen los cirios en el suelo del presbiterio, al frente del altar, en vez de ponerlos en la credencia, que en las iglesias lionesas está detrás del altar principal.


El turiferario utiliza un paramento parecido a una estola, llamado “orfroi de tunique” (en castellano se lo denomina “ocofres”), que se asemeja a las bandas decoradas que forman los bordes frontales de la capa pluvial (llamadas en francés orfrois). Como su nombre lo indica, es un remanente de la túnica que usaba el subdiácono, ya que en la catedral sólo se permitía a ellos cumplir la función de turiferarios. En la foto, el turiferario sostiene el libro ante el sacerdote para la lectura silenciosa de la Epístola, el Gradual, etcétera.  



El diácono recibe el libro del Evangelio sentado en la sedilia.







El corporal es mucho más grande que el romano típico, y está hecho de tal modo que se lo puede desplegar y levantar para cubrir con él el cáliz, en tanto que en el rito romano se usa una pieza separada.  




Como en casi todos los usos medievales, el sacerdote extiende sus brazos en forma de cruz, inmediatamente después de la consagración. Así ocurre también, por ejemplo, en el rito dominicano. 


El diácono y el subdiácono recitan el Confíteor juntos desde el mismo costado.


La credencia está detrás del altar mayor, y tiene la forma de un altar pequeño.


Nota de la Redacción: Con ajustes de estilo y redacción, esta nota es una traducción de aquella publicada en New Liturgical Movement. Las imágenes son las que acompañan esa publicación. Para mayor información sobre el rito lionés, véase la entrada que le dedicamos en su oportunidad, y este artículo (en inglés) redactado con las fotos de la Misa aquí referida. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.