sábado, 12 de septiembre de 2015

La muceta, la esclavina y el mantelete

Por la estrecha relación que existe entre el roquete, la muceta, la esclavina y el mantelete, cabe también decir algo sobre estas tres últimas prendas. 

La muceta es una prenda corta que cubre el pecho y la espalda, y que, abotonada por delante, usan como señal de su dignidad los prelados, doctores, licenciados y ciertos eclesiásticos. Suele ser de seda, pero las hay también elaboradas en piel. La muceta proviene de una prenda con capucha que se ponían sobre los hombros, como parte de la capa o adherida a ella, los agricultores o peregrinos para protegerse de las inclemencias del tiempo. Su sentido es, por ende, recordar que los prelados son ante todo labradores de la viña del Señor y deben cumplir humildemente su función (Mt. 9, 37-38; Lc. 10, 2). Con todo, hay quien estime que ella no es sino una variante acortada de la capa magna (de ahí su nombre: en italiano mozzetta, de mozzare = acortar). Como vestidura episcopal sólo aparece en Italia hacia el siglo XVI. 

Sobre el roquete suele usarse comúnmente la muceta los obispos cuando toman posesión de alguna diócesis, si  son trasladados de su anterior diócesis a la que inicialmente fueron asignados o en ceremonias no eucarísticas como el Tedeum. El hábito coral sin muceta se utiliza en procesiones y otras ceremonias litúrgicas no eucarísticas. Esto suele más común en obispos auxiliares de diócesis de gran tamaño. 

El color de la muceta del Papa varía dependiendo de la estación: en los meses de verano viste una muceta de seda color granate, mientras que en invierno es de terciopelo bermellón con ribetes de armiño (la hay especial, adamascada y con armiño blanco, para el tiempo pascual). 

 Juan XXIII con muceta estival

 Pío XII con muceta invernal

Benedicto XVI con la muceta pascual

Para los cardenales la muceta es roja escarlata y púrpura para los obispos. El color de aquélla vestida por los canónicos depende de la diócesis, y suele ser morada o negra. Por privilegio, los párrocos españoles tienen el derecho a usar muceta negra con forro morado rojizo sobre el roquete, con el escudo de su parroquia bordado en uno de sus lados. La muceta propia del traje académico español, en tanto, es del color de la Facultad donde se ha obtenido el respectivo grado, salvo la del Rector, que es de terciopelo negro y con abotonadura del mismo color.

El Cardenal Siri
con la muceta cardenalicia 

 Mons. Alexander K. Sample (Portland, Oregon)
con la muceta episcopal

 Muceta de párroco español (retrato por Clemente Rivas)

Distinta de la muceta es la esclavina, término con el que se designa una capa corta que cubre los hombros y acaba justo por encima de los codos. Existen varias diferencias entre una y otra y otra prenda. La primera de ellas consiste en que un espacio separa las dos partes de la esclavina que caen sobre el pecho, mientras que la muceta luce siempre abrochada. Además, la esclavina se lleva siempre sobre la sotana, en tanto que la muceta cubre la parte superior del roquete. De igual forma, y a diferencia de muceta, que siempre se lleva con el roquete como parte del hábito coral, la esclavina no es parte de la vestimenta litúrgica. De ahí que haya también en los colores. La esclavina del Papa es blanca, como su sotana. La de los cardenales es negro, ribeteada con un borde de color púrpura, y la de los obispos es negra con un remate púrpura. Cuando los cardenales visten sotanas rojas, o los obispos llevan sotana púrpura es la muceta la que cumple la función de la esclavina, siendo ella del mismo color que la sotana y vistiéndose, si cabe, sobre el roquete. 

 Sacerdotes palotinos polacos llevando esclavina sobre la sotana

El mantelete es una vestidura en forma de capa con dos aberturas para sacar los brazos, que llega un palmo más abajo de las rodillas, y se usa sobre el roquete. A partir de la instrucción Ut sive sollicite, de 31 de marzo de 1969, su uso ha sido reservado sólo a los prelados de la Curia Romana y a los Protonotarios supra numerum. Anteriormente, como símbolo de jurisdicción limitada, era vestido también por un obispo o cardenal cuando se encontraban en presencia del Papa, cuando estaban en una diócesis que no era la suya, cuando se ejercía un obispado auxiliar, o en el caso de prelados menores y canónigos, para diferenciar su vestimenta de la del verdadero obispo. Asimismo, en España e Hispanoamérica fue habitual hasta la primera mitad del siglo XX que todos los obispos usaran siempre el mantelete abierto, conjuntamente con la muceta e independiente de las circunstancias en que se encontrasen.

 El entonces Arzobispo Montini (luego Pablo VI)
con mantelete

 Cardenal Ottaviani (izq.) con mantelete
bajo la muceta

Mons. Guido Marini 

No se ha de confundir esta última prenda con otra, que se designa por su nombre italiano: el mantellone. Ésta era una vestimenta de etiqueta y ceremonia confeccionada en lana o seda, como un mantelete que llegaba a los pies, a la que se añadían unas cintas o bandas («alas») pendientes de los hombros hasta el suelo. Por ser propia de los prelados menores de la Corte Pontificia, tales como los capellanes y camareros privados del Papa, era de color violáceo, aunque no faltaba quien la usara en negro. Fue suprimida implícitamente por el motu proprio Pontificalis Domus, de 28 de marzo de 1968, por el que dicha corte fue transformada en la actual Casa Pontificia, y de forma expresa a través de la ya citada instrucción Ut sive sollicite (núm. 20). Los llamados prelados di mantellone, por oposición a los prelados di mantelletta, llevaban incluso en el coro la sotana y el fajín de color violáceo, sin roquete, y sobre aquélla el mantellone con sus curiosas bandas que representan las antiguas mangas perdidas. Durante la capilla papal, los prelados di mantellone vestían la croccia, que tenía una versión estival y otra de invierno.

 Mantellone

 Mantellone. Aquí se aprecian nítidamente
las bandas propias de esta prenda

 Croccia estival

Croccia invernal


Actualización [23 de julio de 2016]: Esta entrada ha sido revisada con esta fecha para incluir la explicación de la esclavina, que debe distinguirse de la muceta, así como para realizar otros ajustes a la exposición general.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.