viernes, 18 de septiembre de 2015

Una comunidad religiosa tradicional muy especial



 Les ofrecemos a continuación, en la traducción de la Redacción y con leves adaptaciones de ésta, un conmovedor artículo, publicado originalmente en la bitácora Romualdica y reproducido por el sitio Messa in latino, sobre una comunidad religiosa tradicional compuesta mayoritariamente por hermanas con Síndome de Down. El artículo original (en italiano) puede leerse aquí.



Las Hermanitas Discípulas del Cordero

Las Hermanitas Discípulas del Cordero son una pequeña comunidad de consagradas, fundada en Buxeuil (Francia) en 1985, reconocida canónicamente en 1990 por el Arzobispo de Tours, estableciéndose luego en Le Blanc en 1995 y erigiéndose finalmente como instituto religioso de vida contemplativa gracias al apoyo del Arzobispo de Bourges en 1999. Dicho instituto religioso, que recibe asistencia espiritual del Padre Abad y de los monjes de la abadía benedictina tradicional de Fontgombault – cerca de la cual se encuentra esta comunidad –, fue seguido durante los primeros pasos de su existencia por el célebre genetista francés, el Siervo de Dios Jérôme Lejeune (1926-1994), respecto de quien ha concluido en 2012 el proceso diocesano para la causa de beatificación.


Dom Pateau, Padre Abad de Fontgombault,
junto a algunas Hermanitas

En la vocación contemplativa, se trata de la primera comunidad en la cual se ofrece a jóvenes con trisomía 21 (afectadas por el Síndrome de Down) la posibilidad de realizar la vocación religiosa propia, sostenidas por una minoría de hermanas sin dicha anomalía cromosómica. El día de las religiosas transcurre para todas de igual modo, dividiéndose las tareas según las aptitudes de cada una: labores de tejido, hilado, tapicería, escultura en madera, etc.

Según las palabras de la superiora, la razón de ser de este instituto religioso es “permitir a aquellas que se encuentran “en el último lugar del mundo” desarrollar en la Iglesia el papel excepcional de esposas de Cristo, permitiéndose a aquellas cuya existencia es despreciada – al punto de estar en peligro a causa de la cultura de la muerte – testimoniar a través de su consagración el Evangelio de la Vida.



Las Hermanitas Discípulas del Cordero siguen la “pequeña vía” de Santa Teresita del Niño Jesús (1873-1897), con un marcado influjo de la Regla y del carisma benedictino, particularmente a partir de la combinación del ora et labora. Su vida simple está compuesta de oración, trabajo y sacrificio. Juntas, las hermanas enseñan a las hermanitas portadoras de una discapacidad las labores manuales necesarias para su desarrollo, las que se suman la Adoración Eucarística, el Oficio Divino y el rezo del rosario, según el propio ritmo y conforme su capacidad. Cada día participan de la Misa y reciben la Eucaristía, viviendo en el silencio y en la oración y meditando la Sagrada Escritura.




Las Hermanitas Discípulas del Cordero reciben entre ellas a las jóvenes tocadas por el espíritu de pobreza y devoción, prontas a ofrecer en sacrificio toda su existencia al servicio de Cristo, presente en sus hermanas con trisomía. Entre las religiosas que han formado parte de la comunidad, amerita una mención particular la Hna. Rose Claire Lyon (1986-2013), llamada “sonrisa de Jesús”, joven consagrada sin discapacidad formada en la escuela de Santa Teresita, a quien ella llamaba “mi hermana mayor”, quien decía de sí misma que no quería ser “una santa notoria o visible, una santa de calendario, sino una santa según el corazón de Jesús, dulce y humilde”. Fallecida a la joven edad de veintiséis años, “el mensaje de Sor Rose Claire – según las palabras de Dom Jean Pateau O.S.B., Padre Abad de la Abadía de Fontgombault, pronunciadas el 18 de mayo de 2013, durante las exequias de la religiosa – se reduce a una palabra; y ese mensaje es: Jesús”.



Recepción del hábito de manos de Dom Pateau,
Padre Abad de Fontgombault

Invitamos a los lectores a ver (aquí) un extracto del documental Les yeux tournés vers l'aube, con la participación de las religiosas en los oficios monásticos y una entrevista a Dom Antoine Forgeot O.S.B., Padre Abad emérito de Fontgombault.


Fotos tomadas de los siguientes sitios: Romualdica (1 y 2), Messa in latino (4 y 5) y Chapelle Saint Rita (3 y 6)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.