viernes, 20 de mayo de 2016

La Santa Misa en tiempos de guerra (I)

Como colofón del artículo que hemos publicado en una entrada anterior, queremos ofrecerles una selección de fotografías que dan cuenta de la celebración de la Santa Misa en medio de las dificultades materiales y espirituales propias de una guerra. 

Guerra civil de los Estados Unidos (1861–1865)

 Una capilla bombardeada en Dommartin, Francia (Primera Guerra Mundial)

Santa Misa celebrada entre las ruinas de Sante-Barbe, Francia (Primera Guerra Mundial)

 Un capellán católico celebra Misa para un escuadrón de la Fuerza Aérea Británica en el exterior de una pagoda de Birmania central (1942)


 Un marine recibiendo la Santa Eucaristía de rodillas y en la lengua en el Monte Suribachi, Iwo Jima (Febrero de 1945)

 Soldados americanos en la bombardeada Catedral de Colonia (marzo de 1945)

Santa Misa celebrada para el 111º Batallón de Construcción Naval en Normandía (junio de 1944)

65º Batallón AAA en Okinawa (Julio, 1951)

Soldados estadounidenses de la 80ª División “Blue Ridge” (Segunda Guerra Mundial)

 Primera Misa católica en un angar japonés (Segunda Guerra Mundial)

 Catedral de San Pablo de Münster, Alemania (1946)

 P. Kapaun celebrando la Santa Misa en Corea (1950 ó 1951)

***

Actualización [23 de junio de 2016]: Hemos publicado hoy la segunda entrega de esta serie. 

Actualización [16 de noviembre de 2016]: El sitio Religión en Libertad ha publicado una entrada con el asombroso testimonio de seis capellanes militares que prestaron heroicos servicios en distintas guerras del siglo XX, rindiendo todos la vida para asistir espiritualmente a los soldados combatientes.

Actualización [27 de julio de 2018]: Messa in latino ha publicado en italiano la breve liturgia contenida en el Manuale selectissimarum benedictionum (edición de 1723) para la bendición de las armas. El texto en latín, seguido de la bendición de la espada y del estandarte militar, se puede consultar aquí (a partir de la p. 26).

Actualización [21 de noviembre de 2018]: Religión en libertad ha publicado un reportaje sobre David Jones (1895-1974), uno de los discípulos de Hilaire Belloc, quien se convirtió al catolicismo tras contemplar una escondida Misa de campaña durante la cruenta batalla del Somme librada en la Primera Guerra Mundial. En sus últimos años, y como muchos otros ingleses, Jones dio la batalla por la conservación de esa misma Misa cuando los esfuerzos por destruirla arreciaban desde todos los frentes. La fama como pintor y poeta modernista le acompañó en vida, pero no ha logrado el mismo reconocimiento público que otros grandes literatos conversos de su tiempo. Como lo hizo en su día Joseph Pearce a través de su libro Escritores conversos, K. V. Turkey contribuye a remediar esa injusticia con un reciente artículo en Crisis Magazine.

Actualización [18 de enero de 2019]: Rorate Caeli informa que el pasado 11 de enero se celebró la primera Misa solemne según la forma extraordinaria en la Academia militar estadounidense de West Point después de 57 años. Una muestra más de que la Misa tradicional no queda reducida a pequeñas comunidades y puede ser celebrada y aprovechada ahí donde haya buena voluntad. Encomendamos que iniciativas como éstas se repitan, favoreciendo la restauración litúrgica que tanto necesita la Iglesia en estos momentos de crisis. 

Actualización [27 de febrero de 2019]: El sitio Religión en Libertad publica una emotiva nota biográfica sobre el R.P. Willie Doyle S.J. (1873-1917), sacerdote jesuita irlandés y capellán militar durante la Primera Guerra Mundial, quien murió cumpliendo heroicamente su deber durante la batalla de Ypres (Bélgica) al tratar de asistir a un herido en el campo de batalla.  El P. Doyle, ejemplo de entrega sacerdotal, albergó siempre la idea de ofrecer sus sufrimientos e incluso la vida en reparación por los pecados de los sacerdotes, pues tenía una clara conciencia de que la Iglesia necesita muchos sacerdotes santos, lo que hoy se hace manifiesto que nunca.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.