domingo, 4 de octubre de 2015

La Fraternidad de San Vicente Ferrer y las Dominicas del Espíritu Santo

Asociadas a la espiritualidad dominicana existen dos instituciones religiosas que se encuentran adscritas a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei: la Fraternidad de San Vicente Ferrer y las Dominicas del Espíritu Santo, ambas situadas en Francia. 

1. La Fraternidad de San Vicente Ferrer (Chémeré-le-Roi).

La Fraternidad San Vicente Ferrer (Fraternitas Sancti Vincenti Ferreri) es un instituto religioso de derecho pontificio fundado en 1979 por Fray Louis Marie de Blignières, nacido Olivier Le Barbier de Blignières (Madrid, 1949). 


P. Louis-Marie de Blignières

Después de acabados sus estudios seculares en el ámbito de las matemáticas y la física, el P. Louis-Marie de Blignières ingresó a una comunidad benedictina en Martigny (Suiza) y, tras realizar sus estudios eclesiásticos en la Fraternidad de San Pío X, fue ordenado sacerdote en 1977 por S.E.R. Mons. Marcel Lefebvre, quien por entonces ya había suspendido a divinis por el papa Pablo VI. En sus comienzos fue cercano al sacerdote dominico P. Louis Guérard des Lauriers OP, conocido por su postura sedeprivacionista (ella sostiene que existe materialmente un Romano Pontífice en la Iglesia, pero que éste no es formalmente Papa), del que posteriormente se separará. La condición de dominico de su padre espiritual explica la inclinación del P. de Bliglières hacia la espiritualidad de la Orden de Predicadores, que lo llevara a fundar una comunidad inspirada en ella dos años después de su ordenación. 

Foto: blog Divina Vocación


La naciente comunidad estableció su sede en el convento de Santo Tomás de Aquino en la localidad de Chémeré-le-Roi, en el Loira, donde los primeros miembros hicieron su profesión solemne en 1981. En 1986, ella comenzó su camino de acercamiento a la Iglesia, reconciliándose oficialmente con la Santa Sede dos años más tarde, siendo aprobada como congregación clerical por decreto de la recién conformada Pontificia Comisión Ecclesia Dei. Sus constituciones fueron sancionadas definitivamente en 1995.

La congregación fue fundada en el espíritu de Santo Domingo de Guzmán, de suerte que sigue la tradición dominica con un particular estilo mariano, además de desarrollar una importante dimensión apostólica inspirada en San Vicente Ferrer, sobre todo hacia los musulmanes.

Alonso Cano, San Vicente Ferrer predicando

Celebran la Santa Misa según el rito tradicional dominicano (véase aquí la entrada que le hemos dedicado en esta bitácora). Cabe recordar que la Orden de Predicadores renunció a su rito propio y adoptó el misal reformado promulgado por el papa Pablo VI en 1969. En 1962 seguía vigente el misal propio de esta orden fijado en 1256, que había sido editado por última vez en 1933 por encargo del Maestro General Fray Martin Gillet OP (1875-1951), y que tres años después fue reformado siguiendo los principios de la Consitución conciliar Sacrosanctum Concilium (1963). Aduciendo razones litúrgicas, pastorales y económicas, el capítulo general de 1968 renunció al Ordinarium iuxta ritum ordinis Fratrum Praedicatorum y la orden comenzó a utilizar el misal romano, aunque conservando algunos elementos de su antiguo rito. No obstante, se permitió seguir celebrando con el misal propio reformado en 1965 con autorización del maestro general o del prior provincial. Hoy en día, con la disciplina litúrgica establecida por Benedicto XVI con el motu proprio Summorum Pontificum (2007) y la Instrucción Universae Ecclesiae (2011) que lo desarrolla, los dominicos pueden celebrar la Santa Misa con su misal propio, tanto el de 1933 vigente en 1962 como aquel reformado (sólo con permiso), o bien con cualquiera de los dos misales romanos.

 Celebración de la Misa según el rito dominicano tradicional en Blackfriars (Oxford). Se 
aprecia la característica postura cruciforme del sacerdote al momento del Unde et memores. 

La vida de la Fraternidad de San Vicente Ferrer está regida por las observancias tradicionales de la vida regular: el uso del santo hábito, la disciplina de vida, la clausura y el silencio dentro del convento, capítulo de culpas, etcétera. Su apostolado basado en la proclamación de la Verdad de Jesucristo, incluye charlas doctrinales (como el concurrido Café-Caté en un local del Barrio Latino), predicación de retiros, peregrinaciones, campamentos para jóvenes, publicaciones teológicas y filosóficas (entre ellas la revista Sedes Sapientia, de aparición trimestral), etcétera.



 (Foto: Divina Vocación)

Los frailes llamados al sacerdocio estudian bajo la tutela académica del Seminario de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro en Europa. De la Santa Sede han obtenido la autorización para completar los estudios en alguna universidad pontificia.
 

Desde 2011 y por un período de seis años ocupa el cargo prior el P. Dominique-Marie de Saint Laumer.


El P. Dominique-Marie de Saint Laumer, actual superior de la Fraternidad de San Vicente Ferrer. 

En fin, cabe dar noticia de que el pasado 19 de septiembre de 2015, Monseñor Thierry Scherrer, obispo de Laval, presidió la bendición de la primera piedra de la nueva iglesia del convento de Chémeré-le-Roi en presencia de los religiosos de la Fraternidad de San Vicente Ferrer, y de numerosos fieles. Puede consultarse aquí la noticia. 

2. Las Dominicas del Espíritu Santo (Pontcalec).

Existe también una comunidad femenina de espiritualidad dominicana que observa la liturgia tradicional. Se trata de las Dominicas del Espíritu Santo, situadas en la localidad francesa de Pontcalec, Diócesis de Vannes, las cuales tienen la categoría de una sociedad de vida apostólica de derecho pontificio integrada por vírgenes consagradas de vida en común. A diferencia de la Fraternidad de San Vicente Ferrer, ellas forman parte de la Orden de Santo Domingo desde 1940. Su creación se debe al Rvdo. Victor-Alain Berto (1900-1968), rector del seminario diocesano de dicha diócesis, quien era terciario dominicano además de educador e impulsor de movimientos juveniles.  


El Rvdo. Victor-Alain Berto (1900-1968)
(Foto: Geneastar)

A imitación de Santa Catalina de Siena y siguiendo un modo antiguo de vida dominicana desaparecido en Francia durante la Revolución Francesa, las hermanas sólo revisten la calidad de vírgenes dominicas, vale decir, no son estrictamente religiosas, aunque su forma de vida se asemeje al estado de perfección propio de aquéllas, porque sólo hacen un voto (el de castidad) y dos promesas. 

La mención al Espíritu Santo que complementa su nombre fue elegido en honor de la Tercera Persona Divina, aquella a quien Jesús denomina el Espíritu de Verdad. Toda su obra está confiada al patronazgo de Nuestra Señora del Gozo. 

Profesión solemne de una religiosa en 2013
(Foto: Sancrucensis)

Al igual que Santa Catalina de Siena, segunda patrona de Roma y artífice del regreso del Papa a la Ciudad Eterna, el corazón de las Dominicas del Espíritu Santo es profundamente romano. Esto significa que la fidelidad dócil a la Iglesia es la sustancia del instituto. De esta manera, la jurisdicción y el magisterio del Romano Pontífice sobre todos los fieles son verdades íntimamente vividas y comunidades dentro de sus centros de enseñanza. 

Las Dominicas del Espíritu Santo tiene actualmente seis centros de enseñanza en las diócesis de Vannes (Nuestra Señora del Gozo y Santo Tomás de Aquino), Nanterre (San Pío X), Nantes (Santa Catalina de Siena), Fréjus-Toulon (San José) y Saint-Dié (Santo Domingo), todas ellas abiertas al público y sostenidas por la benevolencia de los respectivos ordinarios. 

****

Actualización [17 de noviembre de 2017]: El pasado 7 de octubre, S.E.R. Thierry Scherrer, Obispo de Laval, presidió la bendición de la nueva hospedería de la Fraternidad de San Vicente Ferrer, la cual cuenta con ocho habitaciones que se suman a los 7 puestos hoy disponibles. La hospedería está situada al lado de la iglesia que se construye en el Convento de Santo Tomás de Aquino con capacidad para doscientos fieles y que se espera esté concluida durante 2018. Aquí puede verse un reportaje de la ceremonia. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.