domingo, 21 de mayo de 2017

Las fundaciones benedictinas tradicionales

En esta entrada les ofrecemos un recuento de las fundaciones benedictinas tradicionales que han sido reconocidas por la Santa Sede o por los distintos ordinarios del lugar. 

1. La Abadía de Nuestra Señora de Fontgombault (Francia).

La Abadía de Nuestra Señora de Fontgombault fue fundada en el Valle del Loira por Pedro de la Estrella en 1091. Por distintas razones históricas dejo de ser un monasterio benedictino, restableciéndose en 1948 el culto monástico. Desde su restablecimiento ha cuidado la tradición litúrgica gregoriana y, a partir de 1985, celebra exclusivamente conforme a los libros litúrgicos anteriores a la reforma postconciliar. 



Esta abadía se hizo conocida por haber albergado entre el 22 y el 24 de julio de 2001 unas Jornadas litúrgicas que contaron con la participación del entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Joseph Ratzinger, más tarde elevado a la Cátedra de Pedro con el nombre de Benedicto XVI, quien dio dos interesantes conferencias, una de ellas la de clausura. Según dijo en esa ocasión el abad Dom Antonine Forget, las Jornadas estaban destinadas a dar inicio a un nuevo Movimiento Litúrgico, el que en parte se hizo realidad con la promulgación del motu proprio Summorum Pontificum en 2007.

En la actualidad es la comunidad más numerosa de la Congregación de Solesmes, con más de setenta monjes, lo que ha posibilitado la fundación de otros nuevos monasterios que también usan la forma extraordinaria y pertenecen a esa célebre abadía:

(a) La Abadía de Nuestra Señora de Randol, fundada en 1971 en la Región de Auvernia (Francia), también adoptó la liturgia tradicional en 1984.



(b) La Abadía de Nuestra Señora de Triors, fundada en 1984 en la Región de Ródano-Alpes (Francia), adoptó en 1988 la liturgia tradicional. 



(c) La Abadía de Nuestra Señora de Gaussan, fundada en 1994 en la Región de Languedoc-Rosellón (Francia), adoptó desde su creación el uso de los libros litúrgicos tradicionales. En 2007, la abadía fue traslada la Región de Mediodía-Pirineos (Francia). Hoy se llama Abadía de Nuestra Señora de Donezan.



(d) La Abadía de Nuestra Señora de la Anunciación de Clear Creek, fundada en 1999 en Oklahoma (EEUU), adoptó desde su creación el rito romano tradicional. Existe también una rama femenina, las Benedictinas de Clear Creek, que están establecidas en el Monasterio de María, Madre de los Ángeles. Fueron reconocidas en 2012 como un instituto de vida religiosa por S.E.R. Edward J. Slattery, Obispo de Tulsa. 



(e) La Abadía de San Pablo de Wisques está situada en la Región de Alta Francia, donde los monjes provenientes de Fontgombault llegaron en 2013 para dar un nuevo impulso a la comunidad establecida ahí desde 1889. En adelante, la abadía adoptó la forma extraordinaria. 



En total todos estos monasterios formados desde Fontgombault suman más de doscientos monjes que siguen la regla de San Benito. Un dato interesante es que todos estos monasterios no celebran exactamente con los libros litúrgicos vigentes en 1962 (como ocurre con quien se sirve del derecho que concede el motu proprio Summorum Pontificum), sino con el así denominado "Ordo de 1965". Ellos mismos explican así su decisión de no existir estrictamente la llamada "forma extraordinaria" (véase aquí el original en francés): 

"[...] los monjes de las cuatro abadías fundadas por Fontgombault no celebran con el misal llamado 'de San Pío V' utilizado por los sacerdotes 'tradicionalistas' y cuya última versión fue aprobada por [San] Juan XXIII en 1962. En la Misa conventual, los benedictinos celebran según el Ordo Missae de 1965. Los mismos liturgistas se han olvidado de que el papa Pablo VI publicó un nuevo Ordo aquel año (el cual fue muy bien recibido por Mons. Lefebvre). Ciertamente las simplificaciones que presentaba eran mínimas respecto a la Misa puramente 'tridentina', pero ellas ameritan ser recordadas.  Así, el Ordo de 1965 retomaba la antigua proclamación de las intenciones de rezar antes del ofertorio (oraciones universales), suprimió una parte de las 'oraciones al pie del altar' así como el 'último Evangelio' (Prólogo de San Juan), y preveía que aquello que era cantado por la schola o la asamblea no fuera repetido en privado por el celebrante. El Pater Noster era cantado por toda la asamblea junto al celebrante, práctica que se hacía desde varios años ya en las parroquias y que puede encontrarse hoy mismo en ciertos 'incondicionales' de la modalidad pura de la 'forma extraordinaria' del rito romano. Pero sobre todo, el Ordo de 1965 restauraba el ritual de la concelebración que había sido abandonando en el transcurso de la Edad Media".

2. La Abadía de Santa Magdalena del Barroux (Francia).

Otro gran monasterio benedictino que sigue la forma extraordinaria es el la Abadía de Santa Magdalena del Barroux, situada en la Región de Provenza-Alpes-Costa Azul (Francia) y que cuenta actualmente con cerca de sesenta monjes. Fue fundado por Dom Gérard Calvet en 1978, siendo en su origen un monasterio asociado a la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X creada por S.E.R. Marcel Lefebvre. Tras las consagraciones episcopales, el 25 de julio de 1988 la abadía regularizó su situación con la Santa Sede a través de la recién erigida Pontificia Comisión Ecclesia Dei. Diez años después, el 25 de septiembre de 2008, la abadía se integró en la Confederación Benedictina y a la Congregación de Subiaco. El 24 de septiembre de 1995, el Cardenal Joseph Ratzinger celebró la Misa conventual con una gran presencia de fieles. 



La Abadía ha fundado un priorato y una abadía de monjas benedictinas. De ahí proceden los dos monjes que dieron origen a los Benedictinos de la Inmaculada, hoy un instituto de vida consagrada de derecho diocesano independiente.

(a) El Priorato de Santa María de la Guarda fue fundado en 2002 en la Región de Nueva Aquitania (Francia).



(b) La Abadía de la Anunciación del Barroux es una comunidad femenina de monjas benedictinas fundada en 1979 en los alrededores del monasterio de Santa Magdalena, que en 1989 regularizó su situación canónica con la Santa Sede.  



3.  El Instituto Religioso de la Santa Cruz de Riaumont (Francia).

El Instituto Religioso de la Santa Cruz está establecido en Riaumont, una colina situada en la Región Norte-Paso de Calais (Francia), y mezcla la espiritualidad benedictina con el escultismo (conocido también como "movimiento scout"), el cual tiene mucha fuerza entre los grupos católicos franceses. 

Fue fundado por el Padre Albert Revet (1917-1986) en 1958, siguiendo la inspiración del Padre Jacques Sevin SJ (1882-1851), quien tenía la idea de hacer realidad "una vida religiosa en el espíritu del escultismo al servicio de los jóvenes", bebiendo para ello de la rica espiritualidad benedictina. En 1971, los estatutos del instituto fueron aprobados por Dom Jean Roy, abad de Fontgombault, y S.E.R. Jean Rupp, obispo de Mócano, quien había sido el prior general de la primera fundación del Padre Sevin, la Orden de la Santa Cruz de Jerusalén. En 1991, las constituciones del instituto fueron aprobados definitivamente por San Juan Pablo II y por S.E.R. Henri Derouet, obispo de Arras, la diócesis donde se halla situado Riaumont, permitiendo que ella quedase regida por las normas del motu proprio Ecclesia Dei afflicta. Ahí funciona el instituto religioso, tiene su sede el grupo de escultismo asociado y existe una residencia infantil. La comunidad celebra la liturgia conforme a los libros vigentes en 1962.



4. La Abadía de San José de Clairval (Francia).

Otro monasterio francés que sigue la forma extraordinaria es la Abadía de San José de Clairval. Situada en la Región de Borgoña-Franco Condado, se trata de una abadía autónoma de derecho diocesano afiliada a la Confederación Benedictina. Fue creada en 1972 y nunca tuvo vínculos formales con la Fraternidad de San Pío X, pese a que S.E.R. Marcel Lefebvre fue quien ordenó sacerdotes a varios monjes. El 2 de febrero de 1988, la abadía fue reconocida oficialmente por el obispo de Dijon. 

Por petición del obispo, la Misa conventual se oficia según la forma ordinaria del rito romano, aunque se hace en latín, ad Orientem y sin concelebración. Esto permite que los monjes pueda celebrar su Misa rezada conforme a la forma extraordinaria si así lo desean, como de hecho ocurre en la mayoría de los casos. 



5. El Monasterio de San Benito (Francia).

S.E.R. Dominique Rey, Obispo de Fréjus-Toulon (Francia), erigió en diciembre de 2011 el Monasterio de San Benito, que sigue la forma extraordinaria del rito romano. Sus celebraciones se realizan en la iglesia parroquial de localidad La Garde-Freinet y son públicas.



6. El Monasterio de San Benito (Italia).

En Italia existe el Monasterio de San Benito, que se encuentra en Nursia, localidad natal del Santo Fundador. La comunidad está formada por jóvenes monjes deseosos de vivir la fidelidad a la Regla Benedictina y el espíritu monástico tradicional. El P. Cassian, que fue presidente del Pontificio Instituto Litúrgico, junto a otros jóvenes norteamericanos inició su andadura monástica en 1998 en un apartamento alquilado en Roma. En el año 2000, a petición del Arzobispo de Spoleto-Norcia, se establecieron en la Basílica de San Benito en Nursia, la que fue gravemente afectada por el terremoto de 2016. Desde hace algunos años, los monjes se encontraban restaurando un antiguo convento capuchino a las afueras de Nursia, lugar que estará destinado al reposo y la contemplación, mientras que el monasterio de la ciudad estaba pensado para seguir atendiendo el culto de la Basílica, hoy en proceso de reconstrucción. 



7. Los Benedictinos de la Inmaculada (Villatalla).

Los Benedictinos de la Inmaculada son una comunidad fundada el 2 de julio de 2008 por dos monjes procedentes de la Abadía de Santa Magdalena del Barroux (Francia), quien se instalaron en Villatalla, un pequeño pueblo italiano situado en Liguria sobre las alturas de Imperia, muy cerca de Ventimiglia y de la frontera francesa, a petición de S.E.R. Mario Oliveri, a la sazón obispo de Albenga-Imperia. El 21 de marzo de 2017, fiesta del Tránsito de San San Benito, S.E.R. Guglielmo Borghetti, actual obispo de Albenga-Imperia, erigió el monasterio en instituto de vida consagrada de derecho diocesano. La comunidad celebra conforme a los libros litúrgicos vigentes en 1962. 



8. El Priorato de Silverstream (Irlanda).

El Priorato de Silvestream es una fundación benedictina sancionada en 2012 por S.E.R. Michael Smith, Obispo de Meath, Irlanda. Se encuentra situado en la localidad de Stamullen, en el condado que lleva el mismo nombre que la diócesis. Esta comunidad tiene la particularidad de que es la primera fundación masculina que toma el carisma particular de la Sierva de Dios Matilde de Bar (1614-1698), fundadora de las Benedictinas del Santísimo Sacramento, adoptando el nombre de Benedictinos dela Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento. El fundador es Mark Daniel Kirby, un antiguo monje cisterciense, quien se trasladó a Irlanda después de una inundación que dejó inutilizables los terrenos en la Diócesis de Tulsa (Oklahoma, Estados Unidos) donde habían recibido la invitación de instalarse. En 2017, la Santa Sede aprobó definitivamente la fundación como un instituto diocesano de vida consagrada. La Santa Misa y el Oficio Divino son celebrados conforme a los libros litúrgicos vigentes en 1962.


9. La Abadía de Santa María y San Luis (Estados Unidos).

La Abadía de Santa María y San Luis es una fundación dependiente de la Congregación benedictina inglesa situada en el Condado de San Luis, Missouri (Estados Unidos). Fue fundada en 1955 y recibió el rango de abadía en 1989. En la actualidad es el monasterio más numeroso en los Estados Unidos de la Congregación benedictina inglesa, con casi treinta monjes, y atiende el Oratorio de San Gregorio y San Agustín de Canterbury, una de las dos parroquias personales donde se celebra la Misa tradicional en la Arquidiócesis de San Luis. La liturgia en el abadía se oficia conforme a la forma extraordinaria, pero siguiendo la hermenéutica de la continuidad enseñada por Benedicto XVI. 


10. La Abadía de Nuestra Señora de la Fidelidad (Francia).

La Abadía de Nuestra Señora de la Fidelidad es un monasterio de monjas benedictinas situado en Jouques, Departamento de Bocas del Ródano, cerca de Aix-en-Provence, Francia, que celebra la Santa Misa y el oficio divino conforme a la forma extraordinaria del rito romano.  

Esta abadía fue fundada en 1967 por monjas provenientes de la Abadía de San Luis del Temple (conocida como Abadía de Limon, en el Departamento francés de Essonne) y se convirtió en priorato autónomo en 1970. En 1981, la comunidad fue elevada al rango de abadía. Ella cuenta actualmente con 45 religiosas. 

El crecimiento paulatino de las vocaciones permitió fundar en 1991 la Abadía de Nuestra Señora de la Misericordia en la localidad francesa de Rosans, perteneciente a la Diócesis de Gap, donde hoy viven 20 monjas. Asimismo, a petición de S.E.R. Pascal N'Koué, Obispo de Natitingou, en 2005 fue erigido el monasterio de Nuestra Señora de la Escucha en Benin, el que cuenta actualmente con una docena de religiosas.

11. Las Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles (Estados Unidos).

Las Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles, son una comunidad religiosa establecida en Gower, Missouri (Estados Unidos). Ella nació en 1995 como una pequeña fundación de benedictinas bajo el alero de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, estableciéndose en la Diócesis de Scranton, Pennsylvania. Se denominaron inicialmente como "Oblatas de María, Reina de los Apóstoles". En 2006, ya en su nueva ubicación, fueron erigidas por S.E.R. Robert Finn, Obispo de Kansas City-Saint Joseph, como una asociación privada de fieles. Se han hecho conocida por sus grabaciones de música gregoriana, que han figurado en la lista de Billboard. La comunidad celebra la Santa Misa y el Oficio Divino según los libros litúrgicos en vigor en 1962.


12. Una posible fundación benedictina de habla castellana (España). 

En 2013 comenzó una iniciativa destinada a evaluar la factibilidad de erigir una fundación benedictina tradicional en España. Se creo al efecto una bitácora. De acuerdo a la última información ahí registrada, el proyecto se encuentra en suspenso. Tal es lo dicho al respecto: 

Hemos intentado con la ayuda de seglares, oblatos benedictinos y sacerdotes traer, en primera instancia, a algunos monjes de la Abadía Sainte Madeleine de Le Barroux. Al estar fundando en Agen el monasterio de Sainte Marie de la Garde, no ha sido posible convencerles. La Abadía de Fontgombault de la congregación de Solesmes, mostró su interés y su beneplácito, viniendo a España y visitando un monasterio para la posible fundación. Sin embargo, desde su congregación les pidieron recuperar la Abadía de Wisques (Normandía); este hecho hizo que cambiaran de parecer y denegaran la petición. Ulteriormente, con varios sacerdotes hemos realizado retiros y encuentros para comprobar las posibilidades de iniciar la vida cenobítica, independientemente de los monasterios anteriormente citados. Sin contar las dificultades que se han presentado para encontrar e implantarse en el lugar idóneo. Por esta razón, en espera de tiempos más propicios, encomendamos este proyecto al Gran Patriarca de los monjes, Nuestro Padre san Benito, para que él nos libre de los obstáculos y tentaciones a las que nos pretende librar el demonio, para que con su ayuda y la de la ingente pléyade de santos benedictinos podamos obtener del Cielo, la gracia inmensa de contar un día en nuestra patria con un monasterio tradicional fiel a la Santa Regla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Política de comentarios: Todos los comentarios estarán sujetos a control previo y deben ser formulados de manera respetuosa. Aquellos que no cumplan con este requisito, especialmente cuando sean de índole grosera o injuriosa, no serán publicados por los administradores de esta bitácora. Quienes reincidan en esta conducta serán bloqueados definitivamente.